Mi casa, mis reglas

 

Cuando somos jóvenes, queremos crear nuestro lugar en el mundo, queremos imponer nuestras reglas, luego crecemos y crecer significa aceptar, entonces la rebeldía se oculta en nosotros como una semilla siempre viva, la que se revela contra la muerte, contra la aceptación. Nos obliga a vivir en este mundo intentando descubrir cómo manipularlo para nuestro propósito, nos ayuda a encontrar la manera de apropiarnos del mundo, hacer nuestras las cosas y lugares. Cuando esa semilla se vuelve tangible, cuando un hijo depende de nosotros, recrudece ese deseo de cambiar el mundo , hacer lo mejor por ellos, dejarle un legado.
Un hijo es lo más importante y lo que más nos exige hallar la manera de hacerle la vida más fácil, más sostenible, más eficáz.
Desde mi profesión, aprovechando la tecnología y descubrimientos actuales..Cuál será mi legado? Qué parte del sistema ya creado podré manipular para que esto suceda? Cómo puedo darle sustentabilidad y asegurarle un por venir?

WP_20170318_15_42_57_Pro[1].jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s